Temas complicados

10/4/16
¡Muy buenísimos días! Dentro de un mes, más o menos, es mi aniversario. ¡Yupiii! Hacemos 3 añicos 💛. Estoy deseando ver los regalos. Sí, qué pasa. No soy de las de 'no me regales nada, odio los regalos.' ¡A mí me chiflan! Me vuelvo muy loca cuando me dan paquetitos envueltos. (Mi madre dice que cualquier día me darán un paquete bomba, por pesada. Pero yo no me lo creo.)

Y tal vez desempaquete los regalos en el blog. Tal vez. Aún no lo he decidido. O si será en el blog o en twitter.

Sea como sea, hoy te quiero hablar de ésos temas en los que es mejor no meter las narices. Y si lo hacemos, con cuidado.

Las personas hacemos juicios constantemente. Está en nuestra naturaleza. Vemos cómo los demás hacen las cosas y pensamos: 'Yo no lo habría hecho así.' 'Me parece estúpido'. 'Qué infantil.'
Bueno, no siempre pensamos cosas malas. A veces también nos decimos que ha tenido una gran idea. Pero hoy me quiero centrar en las críticas negativas principalmente.

Como decía, todo el mundo opina y todo el mundo juzga en mayor o menor medida. No voy a ser yo la que diga que pongas barrera a tus pensamientos. No.
Para mí el problema viene cuando hay gente que confunde la sinceridad, el dar una opinión, con meter las narices o faltar al respeto.
Ahí ya estamos hablando de otra cosa.

Aquí dejo algunos temas sobre los que yo (y seguramente tú tampoco) no opino a no ser que alguien me pida consejo. Y aún si me lo piden, pues con ojo.



ASPECTO FÍSICO

Este... este me pone mala. A mí no se me ocurre decirle a nadie algo de su físico si no es para decir algo bueno. No veo necesario para nada coger a una persona, a un amigo, a un compañero y decirle: 'Tienes orejas de soplillo.'

Sé, lo sé, que hay personas que son así con sus amigos íntimos y saben que no se lo tomarán a mal, que es una especie de broma. Pero también sé que hay todavía más personas que simplemente  pues... son un poco bocazas. Que no tienen ni confianza, ni oficio ni beneficio, y encuentran un defecto y se lo dicen a ésa persona. Porque igual a quien lo dice le da igual que hagan lo mismo con él, o porque cree que no es para tanto. Pero no está en su mano el decidir qué le tiene que parecer bien a la gente y porqué se puede enfadar.

Igual a alguien que lea ésto le parece una locura. Pero llevo años viendo ésto. De hecho, muchos de mis queridos mikos habréis leído la entrada en la que hablo de las tallas pequeñas. Pues bien, ahí mismo te cuento algunos comentarios que me he comido con patatas.

¡Y la de veces que he entrado en un ascensor con una vecina y me ha dicho: vaya, deberías comer más. Te has quedado en nada!
Que claro, dan ganas de responder: 'pues usted se ha quedado en demasiado.'

El hueco entre las piernas, las tetas grandes y bien juntas, la piel bronceada, el pelo sedoso y brillante, la ropa ajustada y las ortodoncias para separar los dientes. Estos son solo algunos ejemplos de los requerimientos que exige el estándar de belleza que se promueve en nuestra sociedad. 

¿Al final, con qué me quedo? Te critican tanto si no cumples el cánon de belleza, como si intentas alcanzarlo.

Y con toda la presión que sufrimos las mujeres en la sociedad para moldearnos y mejorar nuestro cuerpo constantemente, que al final es lo que nos venden, me da mucha rabia escuchar cómo otras mujeres critican a la que pasa por enfrente porque tiene celulitis. Éramos pocos y parió la abuela. 



PAREJITAS

Sea lo que sea: si no te han preguntado, pues no procede decir nada.
Y si te han preguntado: cuidado.

Yo veo aquí varios motivos claros por los que hay que tener... tacto en éstas situaciones.

En primer lugar, si nadie ha requerido una opinión, yo no digo nada.

En segundo lugar, vamos a ver: tú, sí, tú, cuando estás enfadado con tu pareja, con tu madre, con un amigo, lo magnificas un poco (o un mucho) y te parece increíble lo que te ha pasado. Pasa un tiempo, y puede no pienses igual, que no te parezca para tanto. O puede que sí, pero que lo hayas arreglado. ¿Qué vas a pensar tú sobre la persona que metió cizaña con comentarios como 'no te conviene' 'pasa de él, es un ....'? O mejor, ¿qué va a pensar tu pareja?

Yo no quiero verme envuelta en conjuraciones de pareja. Lo siento. Prefiero dar mi opinión desde la distancia. Por muy injusto, infantil o de risa que me parezca el tema no voy a decir palabras como 'es una niñata' 'mándala a tomar por saco'.

Está claro que hablo de situaciones normales, donde no se está agrediendo física o mentalmente a nadie en la relación. Hablo de relaciones con sus más y sus menos. Yo puedo estar más o menos de acuerdo. Pero soy consciente de que una frase desafortunada puede dar lugar a una espinita de rencor.

Y en tercer lugar: ¿tú qué sabes?
El porqué una persona actúa como actúa es un tema muy complejo. La de veces que amigas mías me han juzgado a mí por cosas que he hecho, o lo que he dicho.

Lo que pasa en una relación solo lo saben los componentes de la relación. A la perfección. Así que muy completa tiene que ser tu información, dada por las dos partes, para que puedas decir ofrecer un juicio (que no una opinión sobre sus acciones, que no una crítica, sino un jucio) sobre cualquiera.



DINERO

¡Oh! ¿Pero cómo te gastas eso? Flipo. Es un derroche.
Qué clásico. A mí me ha pasado mil y una veces. Sobretodo con cosas relacionadas con mi tortuga: siempre que compraba ésto o aquéllo, la gente me decía ¿Por qué te gastas dinero en una tortuga?... Ahora estoy ahorrando para comprarle un acuario muy grande, a medida. Y no sé cuánto me gastaré. 

En cualquier caso, ¿le incumbe a alguien? Porque yo creo que a no ser que comparta piso con alguien y por comprar monerías no pueda pagar las facturas, no. Y creo que gastarme dinero en que un animal que tengo viva bien, no es tirarlo. Es decir, que soy de la opinión de que para tener a un animal mal, prefiero no tenerlo.

Yo he preguntado a amigas mías, por curiosidad, de las veces que salen, si gastan mucha pasta. Y ya está. ¿Que es mucha? Pues igual alucino un poco, porque yo no me lo gastaría en salir. Quien puede permitírselo, pues oye. Así que me curo en salud.



SEXO

¡¡¡Ayyyyyy!!! El tema tabú: mujer casta o mujer objeto.
He de decir que de éste sufrí poca cosa. Bueno, a ver, que opiniones las he oído de todos los colores. Pero por norma general cuando van contra la libertad de decisión las ignoro.
Solo conozco casos de chicas. Desconozco si hay hombres que han sufrido algo así, pero si los hay han de ser una minoría.

Sí que he conocido, en cambio, a chicas que las han sufrido más, porque se han visto en mas de una ocasión en ésta situación  y porque les ha llegado a afectar.

Claro, imagínate. Una de tus mejores amigas y tú en un parque, donde le estás contando el rollete de una noche de la semana pasada. ¿Se llamaba Gabriel? No... ¿Javi, verdad? Bueno, tú ahí muy emocionada contándole tu nochecita con Javi, deseando saber la opinión de tan exquisita amiga para que después de todo lo único que tenga que decir de ti es que estás siendo un poco ligerita.

Pues vaya.

Y yo que creía que si una mujer utilizaba protección contra ETS y quería podría tener un encuentro sexual con quien le diese la gana.

Qué más da si yo no lo haría. Qué más da si tú sí. Aquí cada quien es hijo de su madre y  de su padre. ¿Quién soy yo para juzgarte? Y más aún con esa crueldad, siendo tu amiga. Para decir eso no es suficiente excusarse siquiera conque te han pedido opinión.
Algo que hacen algunas personas, comento de paso. Dicen alguna crueldad, o una barbaridad, y se excusan diciendo que es su opinión y solo están siendo sinceros/as. Cualquiera diría que no existe una línea que separa la sinceridad de la educación. :P

Conclusión: ni mujer casta ni mujer objeto. Mujer libre.


¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo? ¿No?
¿Añadirías algo más?
¡Cuéntame!



4 comentarios

  1. si, es verdad que la gente facilmente dice comentarios a las personas delgadas con lo mal visto que está hacerlo con las personas más gorditas. A mi tmb me pasa y a veces cansa. Además, que no somos nadie para juzgar porque en el libro de los gustos no hay nada escrito y lo que a mi no m gusta a otra persona le puede encantar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. Son comentarios que me han dicho mil y una veces simplemente porque el canon de belleza establecido es delgado. Y si, por poner un ejemplo, yo no estoy contenta así y quiero engordar, pero por constitución no puedo, no necesito que venga una entrometida a decirme que necesito un buen cocido. Que yo no voy por el mundo adelante recomendando ensaladas, ¿no te parece? Jajajaja

      Pero bueno, ya sabes que a veces algunas personas dicen cosas sin ánimo de ofender, pero pueden acabar ofendiendo...

      Un besín 💛

      Eliminar
    2. ¡Hola! He visto el título de la entrada en tu blog: "Temas complicados" y he venido enseguida a leerlo, enseguida he pensado: ¡tiene que estar interesante! Porque ya más o menos sé cómo enfocas los temas.
      Recuerdo que una vez te comenté sobre el tema de la sinceridad y la educación (en otra entrada en la que había algo relacionado) y creo que estabas de acuerdo conmigo. Que una cosa es ser sincero/a y otra que hay muchísimas maneras de decirlo que se piensa, no hace falta ser un mal educado/a. Verás... me acaban de publicar una novela y ahora más que nunca sé que voy a tener que enfrentarme a comentarios de todo tipo, comprendo que es un libro que está en la calle y que pasará y he pensado mucho en este tema.
      Los temas que tocas aquí sí que es verdad que son temas peliagudos. Yo tampoco comprendo cómo personas que no tienen confianza con otras pueden decirle de sopetón "Estás más gorda", por ejemplo. ¿Qué saludo es ese? Recuerdo que una vez me comentó mi madre que le dijeron eso a una amiga suya, así de buenas a primeras y le molestó mucho. Pero resulta que la mujer tuvo su salida, porque respondió "y tú estás más fea, pero por lo menos lo mío se quita" o algo así jejeje. Es que de verdad, hay ocasiones que vaya plan. Pero también hay ocasiones en las que no se te ocurre qué decir y da coraje.
      Sobre las parejas... muy complicado. ¡Ah! Y lo del juicio. El otro día estuve leyendo precisamente que el ser humano juzga por naturaleza (por ejemplo en el aspecto) como medio de protección. Por ejemplo, si ves en la calle a alguien con mala pinta piensas enseguida que es peligroso y te alejas. Lo que pasa que ya hoy en día pasamos a otro grado de juzgar y a criticar.
      Los temas del dinero y el sexo merecen también mucha reflexión.
      Me ha gustado mucho esta entrada, como siempre, tocas temas que dan para extensos debates. ¡Me encanta!
      Un saludo :)

      Eliminar
    3. ¡Felicidades por tu libro! ¿Cómo se titula?

      Ya, qué me vas a contar. A mí a veces me dan ganas de contestar mal, o algo parecido. Pero muchas veces, no me preguntes porqué, al final me callo y lo dejo pasar. Pongo mala cara y punto.

      Cuando tengo ya más confianza con la persona, sí que lo tengo dicho. Que esas cosas de andar comentando el cuerpo de la gente con toda libertad me parece de mal gusto. Pero bueno, cada cual con su opinión.

      La gente se pasa tres pueblos criticando a la gente. Y está bien que todos tengamos nuestras opiniones y nuestra forma de hacer las cosas. Eso es inevitable. Pero vive y deja vivir.

      Mua!

      Eliminar

#TUTORIAL


Aprende a hacer recuadros para destacar textos.

¡ME APUNTO!