La copa menstrual

23/7/16
Seguramente muchas ya habréis oído hablar sobre ellas. Otras tal vez no, pero seguro que las habréis visto a la venta en más de una farmacia y ni os habéis enterado.

La copa menstrual es una copa hecha de silicona médica que se introduce en la vagina durante ese período en el que las mujeres lo único que queremos hacer es comer chocolate, tomar una buena taza de té y ver películas: la menstruación.

La copa, una vez dentro, se encarga de recoger la menstruación. Hasta que se llena, se vacía, se limpia y se vuelve a poner.

En primer lugar voy a hablarte de las ventajas e inconvenientes de éste método, más adelante te daré mi opinión con respecto a las marcas que he probado y finalmente daré mi opinión.



VENTAJAS

1. Cuestión de salud. Para mí es la más importante. Quizá no lo sepas, pero los tampones contienen sustancias altamente tóxicas y químicos que suponen un riesgo para nuestra salud. Contienen blanqueantes, fibras sintéticas... Y están relacionados con la infección por shock tóxico. Basta una búsqueda en Google para que te lo cuente todo.

2. Ahorras dinero. Pues sí, se ahorra. Una copa menstrual cuesta entre unos 15 y 30 €. Hasta he oído que en Carrefour las venden por 9€, aunque solo he probado las de farmacia. Pero bien cuidada puede durarte hasta 10 años, que es cuando la silicona empieza a deteriorarse. En fin... es cuestión de hacer cuentas.

3. Te despreocupas. Esto depende un poco del flujo de cada una, pero una copa menstrual puede aguantar puesta varias horas antes de tener que vaciarla (hasta 12 horas). Y como digo, depende de la mujer, pero lo que está claro es que la vas a tener que cambiar con menos frecuencia que un tampón. Pero de calle además.

4. ¡La menstruación no huele! Esto es algo con lo que... he flipado, hablando en plata. Lo que realmente huele son esas compresas con perfume y esos tampones con falda. La copa llena tengo que decir que no huele a nada.

5. El ph vaginal permanece en su lugar. Si has usado una vez tampones habrás notado que arrasan con todo, y cuando te lo quitas nada es igual ahí dentro. Hasta llegan a raspar y causar irritaciones. Con la copa ésto no ocurre, porque no absorbe los fluidos vaginales, tan solo recoge la sangre.

Éstas son las ventajas que hay y que yo considero reales. Sé que hay quien pone más, como que es fácil de usar, o cosas así. Pero éstas son las que yo considero.


DESVENTAJAS

1. Necesitas práctica. Y bueno, no sé tú, pero yo para usar tampones tuve el mismo problema: varios meses para hacerme a la idea. Supongo que es normal.

2. Paciencia. Sí, paciencia. Porque cuando no sabes ponerla te tiras mucho tiempo discutiendo con ella.

3. Baños públicos. Aquí todo el mundo se suele quejar de que no puede lavarla en la pileta. Bueno, yo es que con mi menstruación no soy escrupulosa, y si me surge una urgencia no me importa limpiarla con papel higiénico y lavarla a fondo en casa. (Hay quien lleva toallitas o botellines de agua).

Lo que sí me molesta es que para ponerla tengo que hacer posturitas raras. Y eso en los baños de un centro comercial no me hace gracia.

Como contrapartida de éste punto, he de señalar que puede llevarse puesta tanto tiempo (ya que puede contener el doble de capacidad de un tampón súper) que no me tengo que ver obligada a éstas situaciones casi nunca.

Y ya está, por mi parte no tengo nada más que señalar. Ahora voy a la parte de las copas que he utilizado, las marcas y los resultados.


FEMICUP

Ésta copa la compré en una parafarmacia con una amiga. Y la verdad es que gracias a ésta copa casi abandono mi proyecto de cambiar la copa por los tampones, ¡¡Porque el resultado fue horroroso!!

La textura de la copa me resulta muy gomosa, y eso no me gustó nada... Porque la verdad es que esperaba que fuera más suave.

El tirador me ha hecho pasar malos ratos. Las primeras veces estuve a puntito de ir a urgencias a que me extrajeran eso. Pero preferí seguir intentándolo y al final salió, no sin dejarme con pocas ganas de intentarlo otra vez.

Y lo que más me fastidia de ésta copa (y eso que lo que ya dije me molesta un montón) es el borde. ¡¡Ese borde saliente que está en casi todos los modelos y marcas de copas!! ¡Me quita las ganas de todo!
Me es más difícil ponerla y me duele al quitarla.

En resumen: me pareció un engorro.

Precio: 21€.


LILY CUP

A pesar de que la primera copa que compré fue FemiCup, ésta fue la que vi por primera vez en una farmacia cerca de casa. Me dejaron tocar las de muestras que tenían y eran súuuuuuper suaves, más blanditas y más finas que la que compré.

Fue por eso que cuando vi que había tenido tan mal resultado con la primera pensé que tal vez había sido cosa del modelo. Al fin y al cabo yo soy bastante delicada y la primera la sentí un poco basta para mí.

Y nada, compré ésta para ver qué tal y mucho mejor. Además de que me parece la más suave que he tocado nunca me encanta que éste modelo es el único en el el borde es liso por fuera, de modo que no me es ni la mitad de difícil ponerla y no me duele al quitarla. (Vamos, que me da la vida).

Ésta marca tiene una copa que es compacta (Lily Cup Compact) y es para flujo normal, porque recoge menos cantidad que la normal. Pero no me convenció porque tiene saliente en el borde... Aunque es más blandita. No sé, tendría que probarla.

Tengo que señalar que el tirador que tiene ésta copa es muy duro, al igual que la base. Igual a algunas éste detalle no os gusta.
Yo le veo algo bueno y algo malo: si le cortas el tirador (puesto que a algunas mujeres les molesta) la base es dura y puedes tirar de ahí. Pero si no se lo cortas deshacer el vacío puede ser más complicado.

También os digo: una vez os acostumbráis a empujar la copa fuera con los músculos de la vagina sale muy fácil y sin derramar nada (Yo no derramé nada en ninguna ocasión). Es tan fácil como contraerlos.

Me gusta mucho la forma de la copa: es más larga y delgada que FemiCup, y así me resulta más cómoda puesta.

No he notado pérdidas con ninguna de las dos.

Precio: 24,95€.

La copa la pongo de ésta forma, que es la que me resulta más cómoda y con la que la despliego dentro con mayor facilidad.






VEREDICTO FINAL

Es cierto que al principio se nota molestia porque no sabes colocarla bien. Pero es algo que me ocurrió en su día con los tampones y no por eso dejé de usarlos.

Para mí valen más los pros que los contras, sobretodo el pro de que esté libre de tóxicos. Así que yo sí la recomiendo a pesar de que los primeros meses pueden ser un poco ''duros''.

Estoy usándola los días con más flujo del periodo, y en el principio y el final uso salva slip (necesito un respiro de tanta copa porque aún estoy habituándome a ella).

Si está bien puesta no se nota, eso es cierto. Algunas mujeres afirman que notan molestia, pero eso es porque la han colocado mal. (Algo totalmente normal los primeros meses).

Ahora sí, no apuesto por ninguna copa que no sea Lily Cup, con el borde liso... Porque la copa con borde me resultó dolorosa e incómoda y la verdad es que no tengo ganas de probar suerte con otra, al menos por el momento.
Pero ésto es algo que depende de cada mujer y de su propio cuerpo. Yo he leído opiniones de otras marcas muy positivas. Así que me quedo conque cada mujer tiene que encontrar su modelo ideal.


Esto es todo por hoy. Espero haber sido de ayuda. ¿Estás pensando empezar a usar la copa menstrual? ¿Ya la has probado? ¿Qué tal te fue? ¡Cuéntamelo todito! 

Mua!


ACTUALIZACIÓN 
1.7.2017

Bueno, pues ya hace un añito de éste post y quiero actualizar cómo ha ido la cosa: estoy encantada. Los 25 € mejor invertidos de mi vida. 

Es cierto que tardas unos meses en acostumbrarte, pero cuando lo haces te despreocupas por completo. Yo me la pongo, no noto nada y me despreocupo de manchar, porque aunque la tenga puesta 10 h no la lleno, ni en los días de más flujo. (Yo tengo flujo normal. Ni muy poco ni mucho).

En definitiva, cada una sabe sus limitaciones. Tengo una amiga que es incapaz de usar ni tampones ni nada que tenga que introducirse en la vagina. Pero creo que vale la pena darle una oportunidad. 

Desde que la aprendí a usar no puedo vivir sin ella.

6 comentarios

  1. Hola Nere, me encanta tenerte de nuevo por aquí tan activa.

    Este post está genial, yo uso Femi Cup y sí, tiene todos esos inconvenientes, pero es obvio que es mejor que usar tampones o compresas. De momento no he probado otro método porque el resto no me parecen ecológicos... Copas menstruales de colores? eso no es ecológico... Tampoco he buscado más alternativas, la ecológica que conozco es FEMI CUP.

    En fin, muchas gracias !! :)
    Muaack!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que sé de las copas de colores es que el tinte es biocompatible.

      Sí... Ya vi. En muchas entradas hablan de lo ecológica que es. Pero yo no me atrevo a ponerle ese punto. Más que nada porque las personas (que son muchas) que utilizan toallitas para limpiarla en baños públicos o entre lavado y lavado contaminan bastante también.

      Y las que no lo hacen y lo hacen con papel higiénico... He intentado informarme... Pero sin éxito.

      La copa dura 10 años. ¿Pero es biodegradable? ¿Cuánto tarda en degradarse la silicona de grado médico? Porque si tarda un quintal tampoco es lo más ecológico. Y lo único ecológico sería ir sin nada.

      No sé, ya te digo, cuánto tarda. Lo he buscado pero no saqué nada en claro... Y la verdad es que me gustaría saberlo. Jajajaja

      Eliminar
    2. No me refiero a lo biodegradable del asunto, si no los materiales de los que está compuesto, y BIOcompatible no es ECOcompatible... los BIO ya no es de fiar... a ver, yo también necesito informarme mucho más!!! Pero el paso ya lo hemos dado, dejar el consumismo exagerado e insano de tampones y compresas me parece un gran avance!! y los salvaslip si son ecológicos mejor que mejor, yo también los tengo que usar, sobre todo al principio.

      Un besazo guapa!!

      Eliminar
    3. Por eso digo! Que solo encontré que eran biocompatible. Vamos, que no responden directamente al impacto medioambiental que tiene...
      Yo acabaré preguntándole a mi médico, porque no he encontrado nada buscando.
      No sabía que los salvaslips eran ecológicos, jajajaja

      Eliminar
  2. Pues mira, mi compañera de trabajo lo estuvo usando y al final dejó de hacerlo... decia que era un engorro... nunca sabía cuando estaría llena, los primeros dias mancha mucho y se llena rápido... no se... después de lo que me explicó se me quitaron las ganas... pero ahora que te leo, tal vez vale la pena probarlo!!

    el blog de renée

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que depende muchísimo de la persona y del flujo de cada una. Y hay marcas que tienen más tallas que otras, así que pueden adaptarse mejor al cuerpo y la menstruación de cada una.

      Por ejemplo, lily cup tiene dos tallas, pero meluna tiene 4 tallas (creo recordar) con distintas texturas (hay copa para hacer deporte, copa blanda para las mujeres con suelo pélvico sensible...) y también con distintos tiradores. Vamos, que tienen muchísima variedad.
      Y tal vez a tu amiga le fue mal porque la copa que utilizó no era la ideal para ella, igual que me pasó a mí con FemiCup.

      El que a una mujer le vaya estupendamente y a otra le vaya mal no quiere decir que la copa sea un buen o mal invento. Creo que realmente es cuestión de probar si es para ti, ¡o probar incluso varias copas hasta encontrar la adecuada!

      Ahora, eso sí, creo que merece la pena intentarlo, jeje. Le veo muchos pros.

      Un besazo Maribel!

      Eliminar

#TUTORIAL


Aprende a hacer recuadros para destacar textos.

¡ME APUNTO!