15 cosas nuevas sobre mí

8/6/17

Y sin repetir, eh. Que si no no tiene gracia. A mí estas entradas, de vez en cuando, me gusta leerlas y me gusta hacerlas. Si no mal recuerdo, la última entrada de éste tipo que hice fue en 2015. Así que oye, va siendo hora de renovar el arsenal. 

Estas entradas son súper fáciles de leer, sobretodo para los que tenemos espíritu (cotilla) curioso.
Si te has perdido la primera parte te dejo el enlace para leerla aquí abajo. 






1. Soy la persona más habladora que conozco. Y también soy la persona más habladora que conoce mucha gente.

2. Esto me sorprende no haberlo dicho antes en algún momento. Igual lo escribí por alguna entrada, no lo recuerdo. Pero ahí va: tengo muy buen despertar. Pero muy bueno. 
Nada más levantarme ya estoy despejada y empiezo a hablar por los codos.

3. Las personas que tienen mal despertar no quieren verme por las mañanas por el punto 2.

4. Ceno poco o nada, pero desayuno mucho.

5. Cuanto más me agobio por las tareas que tengo que hacer peor las hago. Me puedo llegar a bloquear por completo.

6. El universo me da mal rollo. Siempre que empiezo a leer sobre agujeros negros y demás fenómenos me da un nosequé y paro. 

7. No me gustan NADA los pulpos y calamares. Y me extraña de narices no haberlo mencionado en otros posts de éste tipo. 
Cuando digo nada es NADA. Si un calamar se pone entre la puerta de mi casa y yo OQUEI, que se la quede. 

Sé perfectamente que existen calamares gigantes, el tamaño que tienen. He estudiado a mi enemigo. Y por mí que se queden debajo del mar toda la vida. Respeto su existencia. Solo quiero que se mantengan alejados de mí.

8. Y ya que estamos lo cuento. No me gustan los pulpos y calamares porque son más rápidos y fuertes que yo en el agua. Esto se podría aplicar a cualquier criatura acuática.

Pero es que con ellos (pulpos, calamares, moluscos cefalópodos...) son con los que tuve malas experiencias. Me agarraron una mano una vez, en el agua, y no me querían soltar. Y te puedo jurar que el agua estaba tan oscura que ni yo veía lo que había debajo. Pero ellos reaccionaron tan rápido... Agh.

Además, en mi playa de la infancia, uno me echó tinta. 

9. A pesar de mi aversión, como animales que son, no me gusta que se les cace ni les pase nada malo.

10. Soy gallega y no como marisco. Me parece una crueldad cocinar animales vivos. Sé que no siempre se cocinan vivos, pero casi siempre.

11. Cuando estoy nerviosa me duele la barriga y tengo un malestar general.

12. UNA vez al mes como chocolate para tres meses. Sin bromas: en un día me puedo comer 1 tableta de chocolate, dos bollos rellenos, dos natillas y galletas con trocitos.

Solo me pasa UNA  vez al mes y es MATEMÁTICO.

13. Me encanta la sensación de limpieza que tengo después de salir de la ducha y echarme todas las cremas.

14. Si mi gato Silver se va al regazo de una persona que no soy yo me pongo celosa. Muy celosa.
Por suerte solo lo ha hecho 2 o 3 veces.

15. Cuando no duermo en mi lado de la cama tengo pesadillas o sueños raros.

Bueno, lo voy a dejar en 15. Es un buen número. Tampoco quiero acaparar aquí todo el espacio para traumas infantiles con animales involucrados. Dejaré lo del picotazo de avestruz para otro día.
Que, ojo, vivo en una ciudad. Ya sé que ahora con lo de la avestruz no lo parece, pero eso fue, efectivamente, fuera de la ciudad.



¿Tenemos algo en común? ¿Te ha atacado algún animal salvaje?¡Déjamelo en los comentarios!

8 comentarios

  1. Me he sentido totalmente identificado con el punto dos, oye. Resulta que me duermo con muchísima facilidad, ¿sabes? pero igualmente en cuanto suena el despertador ya estoy a tope. En una ocasión que no hace falta explicar estuve durmiendo con 2 tipos durante algo más de un mes. Al principio todo eran risas, pero a partir de la 3 semana les caía fatal por las mañanas porque nada más sonaba el desperador ya estaba abriendo las ventanas y gritando:

    ¡Buenos días, joder! ¡Arriba cabrones!

    Después de desayunar ya me volvían a querer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa exactamente igual, la gente con mal despertar no me aguanta.
      De hecho mi novio tiene mal despertar, y por las mañanas somos el agua y el aceite, jajaja.

      Parece que despertarse enfurruñado es bastante común, tsk.

      ¡Mua!

      Eliminar
  2. A mi también me gusta hacer listas y cosas de este estilo que luego miro con los años y veo cuánto he cambiado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O leerlas y ver qué poco has cambiado, jajaja

      Eliminar
  3. ¡Estos post son lo mejorrr! Porque sí, yo también soy una curiosilla (;

    Coincido contigo en el punto 5 (es muy frustrante cuando tienes que hacer mil cosas y no puedes, jo) y en el 7 (añado: tampoco me gusta comer nada que tenga "forma de animal tal cual" tipo sardinas, caracoles, y demás... incluido el marisco; me dan repelús). No me extraña que te quedaras con el trauma de que un pulpo/calamar/cualquier bicho marino te agarrase la mano. Me da grimilla sólo de imaginarlo ):

    Admiro profundamente tu buen despertar xD Yo cuanto más tarde me levanto más sueño tengo y menos persona soy, así que por eso me gusta madrugar... pero vamos, nunca salgo de la cama como una rosa xD

    ¡Un besote Nerea!

    PD: Por suerte no recuerdo que me haya atacado ningún animal salvaje... y me dejas con la intriga de qué pasó con el avestruz o.o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elena!

      Es que los pulpos me la tienen jurada, jajajaja.
      Sí, lo del buen despertar para mí es gloria. No sé cómo tiene que ser levantarse siempre con mal pie, pero solo viendo la cara del gran número de gente a la que le pasa se me quitan las ganas de saberlo, :P
      Ojalá más yos por la mañana.

      La avestruz me picó en la cabeza porque me acerqué demasiado. Tienen mala leche.

      ¡Un besote!

      Eliminar
  4. Ayyy, ¡me ha encantado este post! Y me ha encantado leer cosillas sobre ti y ver como coincidimos en algunas cosas y en otras no tanto. A mi me pasa como a ti con el marisco, odio que se tenga que cocinar vivo, y aparte es que no me gusta nada su sabor. No soy nada de mar en cuanto al paladar, jaja. Y al contrario que tú, no es que tenga mal despertar, pero si necesito media horita para espabilarme un poco, que haga efecto el desayuno y entonces ya me puedes hablar todo lo que quieras que te escucharé encantada, ¡pero esa media hora la necesito! jajaja.

    Ahora iré a leer la primera parte, que me he quedado intrigada.
    Ah, y no, no me ha atacado ningún animal salvaje que yo recuerde, como mucho algún insecto, jaja.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola holaa!

      Sí, son entradas muy fáciles de leer, todo sea dicho, y se disfruta mucho haciéndolas y dándote cuenta de lo rarita que eres a veces, jaja.

      Con el marisco, foie y demás tengo esa aversión. No por sabor, porque realmente no me disgusta el sabor del marisco (lo probé en su día) me siento mal comiéndolo y acabo por no disfrutar la comida.

      Síii, a casi todas las personas que conozco les pasa: necesitan desayunar, su cafecito, media horita para despertar... Y yo mientras soy ON-OFF. Si me tumbo duermo, si me levanto despierto.

      ¡Un besaco!

      Eliminar

¡No te pierdas nada!