Piercing industrial: Parte II

4/6/17
Me pedisteis varias veces este post y aquí está: vuestros deseos son (órdenes) sugerencias.
¿Nos habíamos quedado en que iba todo cojonudo, no? Si no lo recuerdas puedes echarle un ojo a la primera parte.
No recuerdo bien si comenté que me habían puesto una barra de silicona y no una de hierro para que cicatrizase mejor. Decían que pesaba menos y así me sería mas cómodo.
Ahora bien, desde mi humilde punto de vista estoy en desacuerdo. Creo que el que fuese de silicona hizo que se me fastidiara más.

Como lo dejamos en que todo iba bien esto te resultará un tanto extraño. Te cuento: todo iba bien, no se me enganchaba con el pelo, no dolía, no hinchaba... Pero es que yo no puedo controlar pa' que lado duermo. Así que dormí sobre el piercing porque me muevo mucho durmiendo.

Me estuve levantando con la oreja dolorida semanas, meses. Y aunque al principio no notaba nada, con el paso de las semanas (porque la verdad es que aún lo tuve puesto un tiempo a considerar) la barra de silicona, que es blanda, se dobló hacia adentro.

Si la zona de mi oreja sobre la que se apoya la barra es lisa y la barra, que está en constante rozamiento con mi oreja, se curva hacia a dentro... pues va a haber un desgaste. Como de hecho lo hubo: de tanto tocar y rozar la parte curva de la varilla me hizo herida, un surco.

Vamos, que si ya tenía las mañanas bien montás' con hacerme las curas, quitar todos los residuos que habían quedado de la noche -porque después de tres/cuatro meses supuraba igual- ahora tenía una herida que no me podía curar bien con la vara en medio y que no se iba a cerrar mientras la vara estuviese rozando ahí. 

¡¡Y además!! En mi rama profesional (maitre, dirección de servicios) eso está muy mal visto. Eso y los tatuajes. ¿Que es más importante cómo trabajes y tu profesionalidad que que tengas una estrella de mar tatuada en la nalga izquierda? Pues, técnicamente, sí. Pero en muchos sitios realmente no.

A mí es un piercing que me encanta. Nada me habría gustado más que poder usar esos piercings que compré. Os dejo la foto aquí por si no os acordabais de ellos. ¡¡Qué bonitos son, jobá!! *Babas*.


Pero llegados a un punto ya no. Hay cosas por las que no puedo pasar. Si después de tres o cuatro meses me sigue supurando igual, me ponen problemas en clase-prácticas-trabajo, y me sigue doliendo todo el día...

Porque si pudiese valorar una mejora, aunque fuese lenta, vale. Pero es que además con la herida que se formó fue a peor. Y luego lo que te comenté arriba: los problemas que me ponían.
Pues un día me levanté, harta de tanta cura y tanta leche, y me lo quité.

Tampoco es que tuviese muchas opciones... Porque dudo mucho que se me hubiese cerrado la herida que me hizo la barra sin quitarla primero. Me estaría rozando todo el día.
Y cuando lo quité sí. Ahí sí. Cuatro meses supurando, pero cuando me lo quité se cerraron la herida y las perforaciones en una semana.

¿Conclusión? ¿Que si recomiendo que te lo hagas? 

Pues no sé. Tienes que valorar qué estás dispuesto/a a sacrificar por hacerlo. Porque te puede tardar en cerrar meses, incluso un año.
Igual te ponen problemas en tu trabajo, como a mí, pero eso es un problema que vas a tener con cualquier cosa que se salga de la norma.

Si te ves capaz de aguantar el muermo que es hacer curas todos los días varias veces, dolor e incomodidad durante meses, adelante. Me parece que es un piercing muy muy bonito y que queda genial. Yo te apoyo.

Si no eres constante y crees que vas a acabar cayendo en la dejadez no creo que te compense: va a ser dinero, dolor y puede que una cicatriz (dependiendo de cómo te vaya curando eso) para nada.


CONSEJITOS

Pero, si decides hacerlo, tengo unos consejos. Son opiniones mías eh, consulta con el experto al que vayas a ir tus opciones. -Porque sí, debes ir a un profesional. no me vayas a cualquier sitio, eh.-

1. Yo no me pondría la varilla de silicona. Si pudiese ir atrás me pondría dos aritos o dos barras en cada perforación. ¿Me explico?
En lugar de una barra larga que une las dos perforaciones (lo que viene siendo el industrial) mientras se cierra -ten en cuenta que eso puede tardar meses, un año...- utilizaría una barra chiquitita en cada oreja.

2. Si fuese tú sería MUY MUCHO más estricta que yo con las curas. No es que fuese una pailaloca, ojo. Pero igual había días que tenía mucho ajetreo y me hacía la cura solo una vez al día.
PUES NO. Tómatelo en serio, no seas melón.


Y esto es todo por hoy, espero que te entretengas con mis miserias, x).
 ¿Tú qué opinas? ¿Te animas a hacerlo? ¡Ya me contarás! ¡Mua!

8 comentarios

  1. Me ha dolido la oreja sólo con leerte ): Yo no me lo haría porque no es mi estilo y no me veo con él. De todas formas sí que me parece un piercing bonito, y ay... ese del pejcaíto me ha enamorado. Siento que te haya dado tantos problemas, pero creo que quitártelo ha sido lo mejor que has podido hacer, en cuanto esas cosas empiezan a molestar y a hacer daño lo mejor es quitarlas cuanto antes para que la cosa no vaya a peor.

    Me da mucha rabia que en muchos ámbitos profesionales esté mal visto llevar tatuajes y piercings. En mi (ojalá) futura profesión (abogada, si todo va bien) ocurre lo mismo, cuando realmente lo único que debería importar es la cualificación profesional. Espero que el tema mejore con el tiempo y no se tengan tantos prejuicios por la apariencia exterior de una persona ):

    ¡Un besazo Nerea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dolió, doy fe.
      Hacer las curas no dolía, eso tengo que decirlo. O sea, molestaba, lo notabas. Pero no era así un dolor increíble.
      Pero vamos, que quieras que no tener que limpiarte la oreja a conciencia todos los días no gusta. Y tener heridas abiertas menos.

      Estéticamente vale la pena, desde mi punto de vista. Es el ÚNICO piercing que me haría. (Y de hecho me hice).
      Pero claro, con tantos contras tuve que elegir, y decidí quitarlo.

      O, yo espero que avance ese tema. En cuanto a piercings en cocina / hostelería dicen que es por higiene, por prevenir que caiga en la comida. Sin embargo en muchísimos sitios dejan que las mujeres lleven pendientes pequeños. Eso no tiene sentido. Si se prohíbe todo accesorio por higiene entonces lo entiendo.

      Pero en los sitios en los que se prohíbe uno sí y otro no hablamos de estética.

      Y los tatuajes, qué voy a decir: no afectan a la higiene. Deberían estar normalizados ya a éstas alturas, pero creo que queda un largo camino por delante... :/

      Ya verás como todo va bien y eres abogada ;)

      ¡Un besaco!

      Eliminar
  2. Me ha recordado a cuando me hice el piercing en la nariz. Después de varias semanas no se me curaba y seguía supurando. Me harté y me cambié el pendiente que te ponen por uno mas "mono" al día siguiente se me había salido la mitad y cundo intenté colocarlo ya no entraba, así que con mucha pena me lo quité. Peor también srntí alivio por no tener que preocuparme de curas y dolor...como a tí, ¡se me cerró en unos días!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Leyre!

      Es que fue tal cual: llegados a cierto punto dije 'son demasiados contras. Por aquí no paso'. Y me da muchísima pena, porque me encanta el piercing. Desde hace años me gusta. :/

      Eso sí es cierto... Cuando lo quitas y ves que se cierra sin problemas sientes un alivio increíble. A los 3 días te olvidas.

      ¡Mua!

      Eliminar
  3. Me encantan los piercings aunque este tipo no sería capaz de hacérmelo, y no es porque no me guste, ¡al revés! Sin embargo, viendo lo que escribes sobre él, etc... ahora estoy seguriísima de que no me lo haría, aunque quede divinamente.

    Por cierto, me encanta tu blog y eso que he acabado aquí por pura casualidad, pero me quedo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola , Nerea! (Qué raro se me hace llamar a alguien por mi nombre, jajajaja)

      A ver, es mi mala experiencia. También tuve la ''suerte'' de que se me dobló la barilla y me hizo herida, pero es que eso ya es ponerse retorcidos: solo me conozco a mí misma con esa experiencia. Si la barilla no me hubiese hecho eso y no me pusieran los problemas en clase-trabajo tendría que lidiar con los problemas normales de hacerte un piercing: duele y molesta.

      Me alegra que te guste, eres muy bienvenida. ♥

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. A mi la verdad es que el piercing industrial es uno de los que menos me han llamado para llevar yo. Me gusta verlo en otras personas y es verdad que hay opciones muy bonitas, como los tuyos de la foto, pero a mi no me veo. Además que he sabido de otras personas que también les ha dado problemas parecidos a los tuyos. >< El que llevé hace muchos años ya, fue el de la nariz. Pero me pasó como a ti, nunca dejó de infectarse después de llevarlo varios meses y se convirtió en una lata. Al final me harté y me lo quité, ¡y eso que me encantaba! :( Ahora solo llevo un agujerito más en la oreja (aparte de los dos de siempre) y me gustaría hacerme varios más en las orejas, me encantaría llenármelas de pendientes minimal, jajaja. En fin, una pena lo de tu piercing... pero hay veces que no hay más remedio que resignarse por la salud y por dejar de darse la lata, jaja. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... A mí me vuelve loca. Sobretodo en chicas. Es que me parece tan bonitísimo...
      Pero sí, aunque te cure bien es una zona que da la lata.

      Jo, este post se está llenando de sueños rotos y piercings no cicatrizados, jajaja.
      Yo en la oreja tengo los convencionales, y la verdad es que no los uso. Por éste motivo creo que a mi hija no se los voy a poner. Ya se los pondrá ella de mayor si quiere. (Y si no cambio de opinión de aquí a 10 años, jajaja)

      ¡Mua!

      Eliminar

#TUTORIAL


Aprende a hacer recuadros para destacar textos.

¡ME APUNTO!