Laika murió sola en el espacio

14/12/17

He elegido éste título porque ha sido hablando de ésto el ataque más reciente que he tenido referido a mi ideología antiespecista. A ésta claro, porque si me pongo a escribir cada vez que me atacan por feminista duplicaríamos el número de entradas.

Vamos por partes. ¿Qué es el especismo?

El especismo es la discriminación de un individuo en función de su especie.

El antiespecismo es, por lo tanto, la ausencia de esa discriminación.  Los humanos tratan al resto de animales como objetos. Los matan por dinero, por hacer abrigos bonitos, por avanzar en la ciencia y sí, porque sí y punto. 

Pero, Nerea, sin utilizar animales no habríamos avanzado tanto en la ciencia. Ni en la medicina.

Sí, ya lo sé. ¿Eso hace acaso que esté bien hecho? ¿Que tengamos vacunas y la cura a muchas enfermedades hace que a todos los animales que han matado por ello se borren sin más? ¿Te parecería correcto que hiciesen lo mismo con humanos? ¿Por qué no?

Para mí un animal, cualquiera, tiene el mismo derecho a la vida que yo. Es sencillo: creo que el fin no justifica los medios. Y lo aplico a personas, a animales y al medio ambiente en general. 
La comparación de a quién salvarías antes a tu madre o a una rata me parece ridícula, un argumento que no vale para nada y que además no viene a cuento.
Y te explico porqué con otra pregunta. ¿A quién salvarías antes a tu madre o a un tío que no conoces de nada?

Que sea antiespecista, que no crea que yo tengo más derecho a la vida que nadie por ser un ser humano, no impide que trace lazos de amor y cariño con otro ser humano y que para mí la vida de ese ser sea valiosa. Me parece algo obvio.

De la misma manera que si ahora a muchos os preguntan si os importa más vuestro perro o el carnicero de la calle de enfrente muchos diríais que vuestro perro porque lo queréis.

¿Estoy diciendo que no me alegro de la gente que ha sobrevivido a enfermedades gracias a la ciencia? ¿O que no me alegro del avance de la ciencia en general? ¿De que tengamos acceso a comida en el súper?

No. Estoy diciendo que para tener todo ésto se ha pagado con vidas. Con vidas que consideramos inferiores, claro. Y en éste punto, aunque no estés de acuerdo conmigo, no hay nada que objetar porque es la verdad.

Que el humano pisó la luna, sí. Pero para eso han mandado a animales también, como a Laika, la perrita ''astronauta''. Traduciendo: la perrita a la que metieron en una nave hace 60 años para que muriese sola en el espacio y así poder seguir avanzando en la ciencia.

Que sí, que es ciencia. También maltrato animal, que por desgracia ambos términos no son excluyentes.

¡Y si tan solo se mataran animales por la ciencia...! Pero no es así. (Ojo al dato: ciencia. Con avances científicos importantes. Es decir que los pintalabios y el colorete no entran.)
Se matan por comida de forma masiva e inhumana, por hacer abrigos, o para que la gente se coma una hamburguesa mientras ve cómo se tortura a un toro hasta que se ahoga en su propia sangre.

Creo que lo mínimo que podemos hacer por ellos es saber lo que sufren, dejar de participar como si la cosa no fuera con nosotros. Porque va, porque somos cómplices de esto. Así que te voy a dejar aquí un vídeo, cortito, en el que se relata un poco cómo es la vida de las gallinas desde que son pollitos. Vamos a hacer un ejercicio de empatía. No es un vídeo muy cruel. Bueno, quiero decir explícito, porque no es posible relatar algo que es cruel de por sí sin que resulte cruel, valga la redundancia.

SU PRIMER DÍA

Claro que es más fácil consumir carne-productos hechos con piel-etc cuando no ves cómo viven. Si ahora hacemos una encuesta de cuántas personas carnívoras se han parado a buscar vídeos de mataderos (cómo viven los cerdos, las vacas. el hacinamiento, la separación se sus crías y la muerte) casi me juego una mano y no la pierdo a que es mínima.
Porque es más fácil consumir cuando no sabes lo que apoyas. 


Claro que es solo una opinión (que ojalá compartiera una mayoría de gente) porque esto es un blog de debate personal. ¿Tú qué opinas? ¡Mua mua, mikos!

2 comentarios

  1. Confieso que leí tu entrada hace días... y me decidí a ver el vídeo porque ponías que no era especialmente explícito, aunque hace tiempo que decidí no ver más vídeos de este tipo.
    Me dejó muy muy mal cuerpo y mente. Este tema siempre lo hace, vaya.

    He reflexionado mucho sobre ello desde hace unos años cuando, gracias a internet y a las investigaciones que se llevan a cabo y se documentan con vídeos como éste, hice clic y empecé a ver las cosas como en realidad eran. Ese clic que desearía que hiciera mucha gente. Y desde entonces me siento fatal por no haber conseguido dar el paso. ¿Qué clase de discurso animalista y antiespecista puedo dar cuando no soy ni vegetariana? Nadie me toma en serio. Pero yo cada día que pasa pienso más en el animal que era el trozo de carne que me ponen en el plato y en las horribles condiciones que ha pasado hasta llegar a él.

    Me parece tanta la falta de empatía que tenemos con los animales de la producción alimentaria que me duele, de verdad. Quiero pensar que cuando me independice todo empezará a ser más fácil respecto a mi alimentación. Es tan difícil proponértelo cuando tu familia no te apoya... De momento he dado pasos muy pequeños y casi insignificantes, pero estoy en el camino.

    Gracias por la entrada, ojalá revuelva conciencias y ayuda a la gente a empezar a hacer clic sobre el tema, que lo animales no están ahí para satisfacernos a cualquier coste, alimenticio, científico o estético.

    ¡un beso bien gordo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Elena!

      A ver. Explícito no es. Pero está claro que un tema como este lo trates como lo trates deja mal cuerpo.

      Y oye, es muy difícil dar el paso a ser vegetariana eh! Y más si vives con gente que no te apoya y demás. Porque a mí misma me ha pasado que me han hecho o intentado hacer sentir imbécil por mis ideales.

      Pero todos empezamos concienciándonos con pequeñas cositas y pequeños pasos. Lo malo es no empezar nunca.

      ¡Un besaco! ¡Mua mua!

      Eliminar

¡No te pierdas nada!