Cargador

Jaja no. Qué ha pasao’

Han pasado 2 años.

2 años en los que no publico, que no visito blogs, que no respondo comentarios… Y cuando llego lo primero que hago es borrar 42 entradas.

Me he rayao.

Dejé el blog porque me rayé. Me rayé de publicar. Aunque parezca increíble: no tenía ganas de compartir nada más.

Pero pagando el dominio, eeeeh. No fuera a ser que me volvieran las ganas y esto se llamase tu-fritanta-.com.

Me rayé para irme y me rayé para volver.

Me di cuenta de que allá por 2015, cuando empecé, creía que escribía de forma honesta y clara, y la realidad es que estaba siendo muy desaturada.

Ni siquiera escribí un taco.

¿Cómo es posible que en mi día a día las palabrotas sean casi mi ingrediente principal y en mi blog no hubiera ninguna?

Aquí pasó algo.

Sea como fuere, además de que escribía de forma desaturada, me di cuenta también de que modificaba mucho las entradas. Que si el título en negrita, que si esto en una caja…

No cometáis mi error.

Cuando hice la migración a WordPress me arrepentí. Pero es que ahora que he vuelto y he revisado todo me he arrepentido el doble si cabe.

Lo que he hecho hoy no es recomendable hablando de SEO.

Ni borrar 40 entradas, ni dejar de publicar 2 años (obviamente), ni escribir esta entrada sin propósito ni sentido sin utilizar siquiera Yoast SEO.

Pero bueno, esto testando.

Ahora mismo estoy en 300 mil proyectazos: Agarimo Estudio, un estudio en el que trabajamos el branding y el diseño de las marcas, un proyecto de podcast muy desenfadao’, futuros proyectos que se vienen…

¿Entonces qué carallo hago aquí?

Pues el blog es un proyecto personal. Siempre lo fue.

No tengo intención de que deje de serlo.

Esto es un blog de lifestyle donde hablaré de lo que leo, veo, pienso y lo que me apetezca ese día.

Aunque de forma muy amena y distendida, siempre de la mano de mi refinada comedia, eso sí.

De momento voy a dejar los comentarios activados… Pero no sé si me durará eso. Me lo pensaré.

Empezamos.

No sé andar en bici, y cuando era pequeña me gustaba lamer limones, aunque ya lo he dejado. Soy oficialmente adicta a las pipas con sal, y al chocolate negro y con leche. (Pero detesto el chocolate blanco. Me da arcadas).

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *