27/4/18
Agarimo: fondos para móvil
Hoy, después de tanto tiempo, Mónica y yo retomamos la sección Agarimo. De ésta sección solo os acordaréis unos antiguos, porque el último post fue publicado por allá en 2016. Pero Agarimo es una sub-sección de Freebies.

En éste post de hoy Mónica y yo hemos decidido compartir unos fondos para móvil, cada cual con su particular estilo, como siempre.

Yo me he decantado por pintarrajear abstracto con la tableta en algunos. Y de hecho el primero de todos lo utilizo yo en mi teléfono móvil. ¡Es que jo! Llevaba ya con un fondo de árboles un año. Muy cuqui, pero vamos, que lo tengo muy visto.
Y si has visto cómo es la interfaz de mi teléfono te habrás percatado de que  es bastante difícil de combinar. (Y cursi, pa qué nos vamos a engañar).

Pues éste fondo se adapta perfectamente con sus colores pastel, tan suavecitos.
Éstos fondos los hice trasteando con photoshop y con la tableta gráfica. Que, dicho sea de paso, me está costando lo suyo adaptarme al movimiento.

He puesto dos tamaños: para android en general, que es un tamaño un poco más grande, y para los Iphone, que es un poco más chiquitito.
Y al final de todo te dejaré el acceso al post de Mónica para que puedas descargar los suyos también.

¡Bueno, sin más, te dejo con los fondos!


FONDOS PARA MÓVIL ANDROID





FONDOS PARA MÓVIL IPHONE






FONDOS DE MÓVIL POR MÓNICA

Pues aquí ya voy a dejar los fondos de Mónica. Ella ha hecho unos 14 fondos, que estaba inspirada. Yo la verdad es que no tanto. Cuando terminé estos no me quedaron ganas de seguir. ¡Así que ella ha hecho el doble por mí!
Espero que te gusten tanto como a mí. 




¡Esto es todo!
Espero que o bien aquí o bien en el blog de Mónica hayas encontrado algún fondo que quieras utilizar en tu móvil.
¡Un besazo!
17/4/18
Almería

Algún día subiré una entrada al blog de viajes y sacaré unas fotos que lo flipas. Ya lo verás. Hoy no va a ser ese día.
Pero eh, vamoacalmarno. He mejorado un montón: pasé del viaje de Túnez, cuyas fotos son tan malas que me niego a publicarlas, a oye, Almería. Que no están del todo mal.

28/3/18
Gestión del miedo
Creo que lo mencioné en el post anterior o en algún otro: soy una persona que siente seguridad ante la falsa sensación de control en el entorno.
Estos últimos meses han sido un mazazo para ese control. He sufrido y pasado por muchos cambios indeseados e inesperados.

Tengo ciertas dificultades a la hora de gestionar según qué situaciones. Y una de ellas es el miedo irracional. Porque a veces el miedo tiene razón de ser, pero el que a mí me ha llegado a paralizar no.

¿Qué es el miedo irracional? El miedo irracional es el que corroe tu mente presentándote miles de 'Y si...' 'Podría ser que pasara...' , etc.

Soy una persona muy lógica. Muy muy lógica. Algunos me llaman R2D2 por eso.
Entonces claro, no sabía muy bien cómo abordar algo que no tenía lógica ninguna.

Por suerte eso ha cambiado. Y quiero compartirlo contigo, por si puede ser de utilidad.

Empezaré contándote una pequeña anécdota:

Hace ya casi medio año me mudé, cambios agobiantes blabla. Cambié de trabajo (que tuve que dejar de forma casi traumática. Misoginia de por medio, por supuesto), y estaba además aprendiendo a conducir.

'Aprendiendo a conducir'. Sí. Técnicamente ya tengo el carnet. Pero muchos ya sabréis que cuando realmente aprendes a desenvolverte es cuando lo haces sola. Y ahí vino un bache.

Nunca había cogido el coche sola.

Siempre iba con alguien. Al principio el monitor, luego mi madre, amigos...
Imagínate mi desánimo y angustia cuando por trabajo tengo que moverme todos los días a unos 40km de casa y necesito el coche sí o sí.  Bum.


DISCUSIÓN COGNITIVA

Hablando de toda esta historia con Mónica (Es que tiene dotes de psicóloga. Qué le hago), me propuso una alternativa a mi dilema: hacer una discusión cognitiva. (Creo que se llamaba así).

Bueno, cómo se llame me da igual. El caso es qué hace y cómo se hace.

Lo que hace, o lo que yo al menos siento que hace conmigo, es plantear el miedo que me consume de una forma real. De ésta forma no me agobia tanto, porque lo veo como algo nimio. Por una cosa por la que no tiene sentido que me preocupe porque ni la puedo controlar, ni evitar, ni es probable que me pase.

Ahora bien, los pasitos. Coge un papel y sigue el procedimiento a continuación. ¡Pero todo por escrito! Sin trampas.

1. Identificar el pensamiento que genera ansiedad.
Tiene que ser algo concreto. Por ejemplo, yo con el coche tenía varios. Y uno de ellos va a ser el ejemplo por el que nos vamos a regir.

Ej: ¿Y si me bloqueo por le comportamiento de otro conductor y no sé reaccionar?

2. Preguntas concretas.
Tienes que saber de dónde viene ese miedo. Al ser irracional su base es bastante dudosa.

Ej: ¿Cuántas veces he pensado que me bloquearía así? Muchas, muchas veces.
¿Cuántas veces ha ocurrido realmente? Ninguna. Pero es que yo no iba sola.
¿En qué se diferencia el estar sola de no estarlo? Pues cuando voy con alguien y se me cala el coche esa persona me dice que me tranquilice para que pueda volver a arrancar. /Rompe el bucle/. Además, también me podía decir qué hacer a continuación.
¿En cuántas ocasiones has salido de esa situación tú sola? Pocas.
¿Y qué ha ocurrido cuando lo conseguiste tú sola? Que recordé lo que tenía que hacer. 
¿Y te has bloqueado? No. ¿Tenías a alguien que te ayudara a salir de ahí? Sí, con su presencia. 

¿Entonces, qué te ayuda? ¿La persona o la percepción que tenías de esa persona? ¿Qué hizo esa persona para ayudarte? Nada. 


3. Conclusión. 
Teniendo en cuenta tus propias experiencias en esas situaciones, no hay muchas probabilidades de que te bloquees.

4. Pensamiento alternativo. 
¿Cómo sabes que te bloqueas más sola que acompañada? Si nunca has ido sola. 

Esto son ejemplos reales de una discusión cognitiva que tuve respecto a lo que dije arriba: coger el coche. Y con ésto llegué a la conclusión de que si me voy a preocupar por eso, también debería preocuparme por si me cae la pluma de una grúa en la cabeza. Entonces viviría preocupada.

Y sí, funcionó. Cogí el coche, sino mal recuerdo, esa misma noche. De hecho me confundí y me perdí y acabé parando en una esquina. Llamé a mi madre, se ofreció a venir, pero lo rechacé e hice por volver yo sola, con el GPS.

Como digo esto solo es algo que a mí me funciona. No suelo utilizarlo a menudo. De hecho solo lo usé dos veces, y ambas con el coche. Solo en casos muy muy concretos y 'extremos'. Ningún miedo me ha impedido nunca hacer nada, pero solo porque de una u otra manera lucho contra él.

Esta es una de ellas.


EVITAR EL ESTANCAMIENTO

Esta es otra cosa que descubrí recientemente que me ayuda un montón.
Puede tener que ver con alimentarte miedos. Pero también con estancarte en tus defectos, o mermar tus posibilidades (en tu cabeza) de conseguir algo, etc.

Y éste truco es que evito afirmarlo y reafirmarlo en voz alta.

Si yo tengo un defecto, pongamos, celosa paranoica, no voy a decir 'Pues soy así y ya está'. Porque me estoy limitando. Estoy diciendo que soy un ser que no puede evolucionar, cambiar y mejorar. (O empeorar). Y ¡Ojo! Cuanto más lo repito y lo digo, más me lo creo.

Con miedos igual: 'Pues yo no soy capaz de coger el coche, y punto'.
No. Yo soy perfectamente capaz de coger el coche. Pero le tengo un miedo irracional que PUEDO superar.

El poder de la palabra, mikos. De veras que parece algo pequeño, pero ésto nos limita más de lo que pensamos.


ROMPER EL BUCLE

Para mí ésto es lo más difícil de todo. Y no siempre lo consigo hacer sola.

Esto a lo que yo llamo 'bucle' básicamente es una cadena de pensamientos catastróficos. Al igual que lo que yo llamo 'miedo irracional', no es algo sobre lo que tenga control ni pueda evitar. Por lo tanto me sobrepreocupo por ésto.
Pero no es lo mismo: el miedo irracional no tiene sentido lógico. El bucle no tiene porqué no tener sentido. Además, el miedo irracional se basa en especulaciones, el bucle puede basarse en especular (sobre bases lógicas), pero no tiene porqué.

Yo puedo entrar en bucle cuando me dan una mala noticia, por ejemplo.

INCISO: todo esto no es terminología de ningún tipo. Es simplemente los nombres que les he puesto yo a estos sucesos que me ocurren o me han ocurrido. 

Ejemplo: Es que no me han cogido éste año en la carrera que quiero. 

Tiene todo el sentido lógico. Es más, ni siquiera es una especulación: ha ocurrido.
Pero si me recreo en esa premisa me limito y me preocupo por algo que no puedo cambiar. Además de que me convenzo a mí misma de que es una gran 'cagada'. ¡Como si no lo pudiese solucionar y presentarme el año que viene!

Bien. Pues lo que a mí me funciona (y ni siquiera siempre. De veras que creo que romper el bucle sola es súper difícil), son varias cosas. A veces tengo que aplicarlas todas, a veces una, a veces ni con todas consigo nada.


1. Pongo las alternativas REALES frente a esa situación que tanto me angustia. 
No es fácil. Aviso. Porque lo primero que tienes que hacer para salir del bucle es saber que estás en uno. Y no es sencillo. Puedes llegar a creer que el negativismo que tienes encima tiene todo el sentido del mundo porque lo que te ha pasado no tiene solución.

Puedes pedir ayuda: pregúntale a una buena amiga, tu madre, a quien quieras, 'Oye, Sara, tú en esta situación, ¿Qué harías?'
Ella te va a responder con más imparcialidad de la que puedes aportar tú y te ayudará a coger esa perspectiva que a veces nos cuesta tanto.

Pero yo recomiendo que pruebes a hacer ésto sola también. Es muy enriquecedor abandonar pensamientos rumiativos sola.

Ejemplo: Puedo presentarme el año que viene. Puedo estudiar esto mientras, que también me gusta. Puedo trabajar y probar con este curso.


2. Me doy un tirón de la goma del pelo que tengo en la muñeca. 
La número 2 la combino con la tres. Y ahora explico.

¿Para qué me doy el tirón? Si eso duele.
Sí, sí duele. Y justo es eso: me corta el pensamiento. Es totalmente válido que una persona te de un aplauso sonoro e inesperado. También te desconcentras. Pero como queremos aprender a hacer esto solos... Un tirón de la goma.

No es cuestión de hacerse marcas, ni andar ahí dando tirones. No tiene que ser muy fuerte. Lo suficiente para que notes un pellizco.


3. Inmediatamente después me pongo a hacer algo que me guste o me entretenga. 

No vale fregar los cacharros. No vale poner el telediario.

Tiene que ser algo que sabes que viéndolo te hace evitar pensar.
En mi caso: vines de FAILS, caídas, gatos... etc. Yo cuando veo algo que me hace reír no pienso.

No me pongo una serie porque con la serie puedo desconectar muy fácilmente por las subidas y bajones argumentales y sin darme cuenta entrar en el bucle otra vez.
Pero un vídeo de cosas graciosas siempre tiene 'subidón argumental'.

También vale, pues qué sé yo, ir a tomar algo, recoger setas... No sé. Lo que a cada uno de vosotros le haga estar totalmente concentrado en la tarea.


4. Apartar el pensamiento tan rápido vuelve a tu cabeza.

Esto te va a ocurrir cuando estés ahí en el punto tres. Aparta el pensamiento rápido, no te permitas reflexionar, y vuelve a poner atención a lo que estabas haciendo.

Es posible que sea válido o útil hacer una discusión cognitiva de un bucle. Yo no la hago, para mí no es necesaria. De hecho ya dije que solo usé la D.C. dos veces. Pero oye, si hay un pensamiento en bucle que te asalta muchísimo pues supongo que es una opción.

De todos modos romper un pensamiento así sin necesidad de coger papel y boli me parece bastante útil.
A día de hoy hay pensamientos que hace tiempo me habrían supuesto una 'rayada' que he despachado en medio minuto.

Estas cosas no son fáciles y hay que trabajarlas. Así que pasiensia.


5. Dormir.

Sí, así, como suena.
Si tengo un pensamiento que me agobia mucho y ni por unas ni por otras puedo sacarlo yo me pongo a leer o a ver un vídeo, algo alegre, y me voy a dormir.

¿Por qué tiene que ser algo alegre? Pues porque yo sueño con las últimas cosas que tenía en la cabeza antes de quedarme dormida, y juraría que no soy la única. Por lo que si estoy viendo un vídeo de pandas es probable que sueñe con pandas.

Es el último truquito, el que utilizo cuando todos fallan. Obviamente no es algo que podamos usar en cualquier momento, a veces tenemos obligaciones. Pero cuando se puede ahí está.
Y luego ya me levanto renovada, generalmente olvidando el pensamiento que me angustiaba. También yo hago por no recordarlo.



¿Tienes alguno de estos comportamientos? ¿Te han sido útiles mis consejos?
¡Cuéntame todo en los comentarios!

¡No te pierdas nada!